Historia

Historia

El restaurante Ponte Vecchio está situado en Parquesol, en uno de los barrios más conocidos de Valladolid.

Su cuidada decoración, traslada al comensal a una casona de la Toscana, que bién podría estar a un paso del famoso “Ponte Vecchio” de la ciudad de Florencia (que por cierto está hermanada con Valladolid). Su división de espacios, crea agradables y cálidos ambientes que hacen que vuestra comida o cena llegue a ser un delicioso momento para disfrutar con amigos o en familia. Cuando el tiempo lo permite, disponemos de una terraza en la cual ofrecemos el mismo servicio que en el interior del restaurante, con la ventaja de estar al aire libre.

Fue en julio de 1993 cuando Ponte Vecchio abrió sus puertas, fruto de la ilusión de unos amigos por trasmitir los sabores de la cocina italiana en nuestra ciudad.

En la primavera de ese mismo año, leí un anuncio en El País donde se buscaba un jefe de cocina para la apertura de un nuevo restaurante italiano y es así como llegué a Valladolid. Mi mujer es de Aranda de Duero y para mi era un nuevo reto poner en marcha un nuevo restaurante bajo mi dirección en la cocina.

He sido autodidacta en ésta profesión, ya que después de estudiar lo que aquí es Bachillerato, cursé dos años en la Facultad de Derecho en la Universidad Estatal de Milán, interrumpidos por la llamada al servicio militar. Después, y habiendo tenido ya en años anteriores experiencias de trabajo durante las vacaciones escolares de verano, en el sector hostelero, en Italia, Alemania e Inglaterra, cuando me encontraba trabajando para una agencia de viajes italiana en la Costa Brava, me propusieron trabajar como cocinero inaugurando un pequeño restaurante italiano en Lloret de Mar.“¿ Sabes hacer la pasta ? “ Me preguntaron … y yo les contesté que sí por supuesto! Para mi era algo normal, porqué en mi infancia ayudaba a mi abuela y a mi madre en la cocina.

Seguí con mis experiencias culinarias en las cocinas de un Resort suizo en Tossa de Mar en las temporadas de verano y en St. Moritz durante la temporada invernal antes de empezar una larga aventura. Una aventura que nos llevó a inaugurar dos Ponte Vecchio más, uno en Palencia y otro en Burgos.  

En la actualidad, me dedico, “ anema e core ”, junto con mi mujer Gloria, exclusivamente a aquel restaurante que en la primavera de 1993 vi nacer.

Esta pagina web tiene la difícil tarea de intentar transmitir, junto con todo el fantástico equipo de cocina y de sala, nuestro afán, espíritu y necesidad de renovación a través de la pasión por los aromas, los colores y los sabores que nuestra tan amada cocina mediterránea nos ofrece.

Robert Erlank Lunati